Comentarios
xHamster Anterior
¡Bienvenid@ a la Nueva xHamster!
Hemos re-diseñado tu sitio web porno favorito. Pero aún puedes cambiar a la versión anterior utilizando este botón si así lo prefieres.
This is a print version of story Doña Chela 3 BBWMX by bbwmx1 from xHamster.com

Doña Chela 3 BBWMX

Doña Chela.Después de los primeros encuentros que he narrado, la relación con doña chela no cambio, aparentemente, el trato tanto en casa como en publico siguió siendo el mismo, me trataba como si nada hubiera pasado, yo hubiera pensado que quizás, debería ser diferente y ahora comprendo que ella actuaba así, para no dar a notar lo que sucedía.

Pero en mi si había cambiado algo, yo estaba cada vez mas “enamorado” de Doña Chela, y la buscaba con mucha frecuencia, aunque muchas veces las situaciones no permitían acercamientos, al menos lo intente muchas veces, y la verdad sea dicha, y según lo que yo observaba Doña Chela no ponía de su parte, ya que yo iba a su casa a buscarla y creo que ella sabia a que iba, y bueno yo veía que ella actuaba como si nada pasara, claro que estúpido de mi, debí pensar o saber que en realidad ella lo que hacia era comportarse normalmente. Unos días después de la ultima cogida a Doña Chela, y debiendo salir a estudiar a la ciudad, regrese como siempre el fin de semana, pero con una idea fija en la cabeza, buscar a Doña Chela y tratar de hacer lo que en unas películas pornográficas había visto. Claro mi excitación subía hasta el cielo pensando en aquel frondoso y voluptuoso cuerpo de Doña Chela.

Llegando a casa por la noche, después del viaje de la ciudad, no sabia como hacer para ausentarme de casa sin que mis padres lo notaran, así que sin decir mas, decidí ir a casa de Doña Chela, sin pretexto ni motivo, ya que mi excitación era mayúscula y no aguantaba mas, así que solo pase donde estaban mis padres viendo TV y así como de pasada les dije.

Voy a dar una vuelta a la plaza…

Si hijo esta bien, pero tenga cuidado… dijo mi padre.

Cerré la puerta de casa y me dirigí como escondiéndome a casa de Doña Chela, y no se por que escondiéndome, y ahora se que era por mi sentimiento de culpa, y por que pensé que todo mundo sabia lo que estaba sucediendo...

Toque la puerta de casa de Doña Chela. Y abre Don Miguel en su estado entre ebrio y normal, que era el estado normal en que siempre se encontraba.

Buenas noches Don Miguel.

Buenas Pablin, que quieres?, buscas a Chela?

Sentí que el sabia lo que estaba pasando, pero claro que no lo sabia, el solo suponía que mi madre me había enviado por algo con Doña Chela.

No, Don Miguel no busco a Doña Chela, es que se me fueron unos papeles volando para su patio desde mi ventana y vengo a recogerlos.

Bueno pásale a buscarlos.

Diciendo eso y con su mano señalándome el camino, me dejo ahí parado en la puerta, y se dirigió a su cuarto sin decir mas.

Sin saber que hacer, y mirando a todos lados dentro de la casa de Doña Chela, trate de ubicarla pero no la veía por ningún lado, así que siguiendo de frente, atravesé el patio que da a las habitaciones y pasando al patio trasero, me dedique a buscar los inexistentes papeles que se me habían volado. No sabiendo que hacer, seguí fingiendo la búsqueda de dichos papeles, tratando de hacer tiempo y que algo sucediera.

Al fin después de un rato, escuche la puerta de la entrada abrirse y entrar a los hijos de Doña Chela corriendo, y la voz de Doña Chela que venia con ellos llamándolos para que no entraran de esa forma a la casa, y ahí me di cuenta que Doña Chela no estaba en casa y que en ese momento acababa de llegar, escuchar la voz de esa mujer, me hacia casi flotar, en mi mente era la voz de la mujer que yo quería ver, que yo quería tener.

Espere unos momentos mas ahí atrás en el patio trasero, fingiendo buscar, cuando escuche la voz de Doña Chela que se acercaba.

Buenas noches mijo, que anda haciendo?, ya encontró sus papeles?, me dijo miguel que se le volaron de su casa.

Buenas noches Doña Chela, si se me volaron unos papeles y los estoy buscando.

Bueno mijo y por que no prende las lámparas del patio, así mira mejor lo que busca, espéreme se las voy a encender.

No, Doña Chela, respondí, no las encienda, ya encontré unas hojas y las otras seguro, se me fueron hasta las otras casas.

Diciendo esto nervioso me acerque a ella, y ahí estaba, con su eterno vestido largo que le cubría su hermoso cuerpo, la forma de sus enormes tetas, el ancho de sus caderas, su marcada cintura y esas manos que me encantaban.. su sonrisa que tanto me gustaba en fin , ahí estaba la mujer de la que me había “enamorado”.

Si mijo? ya las encontró?, a que bueno, y cuando llego de la cuidad?

Llegue hoy Doña Chela hace rato

Y como le fue mijo?

Muy bien Doña Chela, y usted como esta?

Pues ahí andamos mijo, ya sabe como están las cosas con Miguel, que se me puso enfermo estos días y ahora no esta yendo al billar.

Ahí entendí por que Don Miguel estaba en casa.

Me acerque a Doña Chela que en ese momento acomodaba algo en la hilera de plantas que tenia la borde de la entrada del patio, acercándome despacio y nervioso, la abrasé por detrás repegandome inmediatamente contra sus enormes nalgas y acomodando mis manos en sus tetas, apretándolas con ansias.

Oiga mijo , tenga cuidado no ve que andan los niños despiertos

Si Doña Chela discúlpeme. Diciendo esto hice el intento por separarme de ella, sabiendo que tenia razón.

Entonces ella, camina un poco mas al fondo del patio y en voz baja me dice.

Vengase para acá mijo

La mire caminar delante de mi, sus tremendas nalgas, se movían a un lado y otro en un bamboleo sensual, tremendo, que hacían un gran efecto en mi, mi verga comenzó a levantarse inmediatamente dentro de mi bóxer.

Llegamos al fondo del patio, detrás de una tapia que usaban para guardar cosas inservibles, trastos viejos, y mil cosas, lugar que yo conocía muy bien, ya que pase muchos días ahí ayudando a acomodar.

Di la vuelta y encontré a Doña Chela esperándome.

Ahora si mijo, abráseme, aquí no nos van a ver.

Diciéndome eso, casi me abalance sobre ella, abrazándola de frente, sintiendo sus chiches en mi pecho y mis manos directamente a sus enormes nalgas..

Sentía la forma de sus nalgas en mis manos, y las apretaba y las sobaba, repegandomela, sintiendo sus enormes chiches como si fueran un par de balones, interponiéndose entre ella y yo.

Mijo, anda muy ganoso mi niño eh.

Yo sin poder hablar, solo acertaba a besarle el cuello como había visto en alguna de las películas que había visto últimamente.

No haga mucho ruido mijo, que se dan cuenta.

Busque su boca con mi boca y la encontré, y creo que ella no sabia besar, por que de una manera torpe respondió a mi beso, abriendo su boca y dejando que mi lengua entrara por un segundo en su boca. Pero para mi fue el mas delicioso beso que haya recibido jamás.

Mis manos seguían manoseando sus nalgas intensamente, mientras Doña Chela me tenia abrazado como tiernamente sentía yo, dejándose hacer

Hay mijo que ganas tiene, de meterme mano verdad? Dígame..ande digame

Si Doña Chela, tengo ganas de manosearla

Mmm mijo pues ya me esta manoseando, y que ganas tenia yo también que vinieras a meterme mano mijo

Yo seguía empeñado en tratar de meter sus enormes nalgas en mis manos, la manoseaba aplastándole las nalgas, subiendo y bajando mis manos. Cuando de pronto ella me dice.

Espéreme mijo, nos van a oír, haces mucho ruido, mejor vienes después si?

Yo no hacia caso a los pedidos de Doña Chela que sin dejar de abrazarme seguía pidiendo que no siguiera

Mijo, estese quieto ya, no ve que es temprano y los chiquillos andan despiertos en un descuido se vienen a buscarme acá.

Yo seguía intensamente en mi manoseo del cuerpo de Doña Chela, manoseándole las nalgas y las chiches alternadamente.

Doña Chela me aparta un poco y me dice, a ver mijo espéreme un ratito aquí no se mueva y arreglándose el vestido, toma camino a su casa, me quede ahí parado como tonto, sin saber que hacer.

Ella volteo y me dijo.No se vaya mijo, mientras usted siga buscando sus hojas, yo voy a darle una botella a Miguel y vengo mijito.

Lo que yo sentí una eternidad, paso y de pronto la vi venir de nuevo, igual yo no note que se hubiera cambiado

Llego detrás de la tapia donde la esperaba

Ya vine mijo, estos niños no se quieren dormir, y Miguel esta con sus dolencias y quiere que este allá, mejor se va mijo y lo veo después.

Se me cayo el cielo a los pies, descorazonando le dije.

Si Doña Chela esta bien,

Yo agache la cabeza aceptando mi derrota.

Pero no se ponga triste mijo

Diciéndome eso se acerco y poniéndome su mano en el hombro me dijo

Hay mijito no quiero que se vaya así, si se da prisa lo voy a dejar que me de una manoseada mijo, pero nomás eso eh? Ni piense en cojerme, esta bien mijo?

Abriendo su vestido por el frente mostrándome sus brasier y su medio fondo se puso junto a mi.

Ándele mijo deme una fajadita, que tengo ganas que me meta mano un ratito mijo y diciendo eso termino de abrirse el vestido, lo que vi me puso en las nubes, Doña Chela se había quitado los calzones, iba solo con brasier y nada mas bajo su enorme vestido.

Podía ver claramente sus enormes chiches dentro de su brasier, su barriga y sus grasitas alrededor de la barriga, sus enormes caderas desnudas y esas piernotas gordas que me encantan, blancas, suaves y bajo la barriguita ese enorme triangulo de pelos negros ensortijados, sobre esa parte que se le abulta enormemente.

Sin decir mas metí mis manos por su espalda bajando directamente a sus nalgas, y ahora podía sentir en mis dedos la enorme cantidad de carne suave que forma esa cola hermosa, mis manos se hundían en ellas y las masajeaba, las manoseaba con ganas, le separaba las nalgas, incrustando mis dedos entre esos montes enormes de carne suave y blanca, Doña Chela se repegaba a mi lo mas que podía, abriendo las piernas y abrazándome de la espalda.

Subí mis manos a tocar sus chiches, y la excitación de tocarlas aun con el brasier puesto fue algo riquísimo, mi verga pego un salto dentro de mi bóxer, y doña chela lo sintió, por que mirándome me dijo.

Hay mijo su verga ya se levanto.

Y riendo me dijo.

Hay mijo ya hasta se me olvido como es su verga

Y diciendo eso la tomo sobre el pantalón y la apretó con ansias.

Oiga mijo y por que no se baja los pantalones?, aunque sea un ratito, pero sin hacer ruido eh no ve que yo ya vengo casi encuerada.

Sin decir mas ella misma me soltó el pantalón y bajándomelo de un tirón, me dejo desnudo, y así sin mas.. tomo mi verga con la mano y la comenzó a masajear torpe pero suavemente, la jalaba apretándola.

Yo seguirá masajeando sus chiche sobre el bra, cuando me dijo.

Mijo, quiere que me quite el chichero?

Si Doña Chela, quíteselo ya.

Con mis manos como pude le safe los broches del bra, y dejándolo caer, vi salir esas tetas enormes que tanto había soñado, las tenia a mi disposición, ahí frente a mi, gordas, grandes, pesadas, con esos pezones como dedos, y esas aureolas enormes casi café oscuro.

Ella misma tomo una con su mano, y me la llevo a la cara

Ándele mijo mameme las chiches, ándele mijito no sea malo conmigo, mamemelas

Abriendo la boca deje que entrara en mi ese pezón, y lo at**** entre mi paladar y mi lengua y quizás recordando inconscientemente mi lactancia comencé a mamar con fuerza.

Mi otra mano intentaba entrar entre las piernas de Doña Chela, y ella sintiendo mi intención, levanto la pierna, y poniéndola sobre un banquillo me dejaba meter la mano casi completa comencé a recorrer su vagina por fuera, sintiendo sus pelos enredándoseme entre los dedos, sentí la forma de sus labios vaginales, enormes gordos, y dejando que mis dedos se deslizaran entre ellos, seguí el camino hasta la entrada de su enorme vagina, encontré aquel lugar mojado completamente y abierto, y comencé a meter mis dedos dentro de esa panochita hirviente, Doña Chela gemía despacio y se apretaba a mi, y no dejaba que mi boca abandonara la mamada de chiche que le estaba haciendo.

Ella seguía con su mano pegada a mi verga, jalándola con fuerza y ansias.

Hay mijoo, mijo ya aviente sus moquitos mijo, no ve que me tengo que ir, Miguel me va a buscar mijo, ya aviente moquitos mijo ándele

Yo desesperado seguía mamando, y sacando mi mano de su vagina, la tome por las nalgas recargándola completamente en la pared me coloque entre sus piernas.

Mijo, mijo no, no mijo no ve que hace mucho ruido mijo, no. No mijo no me vaya a coger, no tenemos tiempo mijito, le prometo que cuando tengamos tiempo si me dejo coger mijo ahora no, por favor mijo, no me cojas.

Mi verga le llegaba a su ombligo, ella es chaparrita y yo soy alto para ella, así que cuando me le empujaba solo le repasaba mi verga mojada por su barriga.

Mijo, espérese así no mijo, es que estas muy alto mijito. Mijo, no seas así, no me vayas a coger, no ves que se van a dar cuenta.
No sea malo mijo, no vayas a coger ahorita, no ves que seguro me van a hablar, además no me alcanzas mijo estas muy arriba.

Diciendo esto, ella misma se fue a colocar contra el quicio de una ventana de donde se podía ver la casa y ahí recargada, con sus piernas abiertas, me jalo.

A ver mijo vengase aquí, ándele.

Tomándome de la verga, la manoseaba como hipnotizada.

Hay mijo, su verga es tan bonita, pero me da miedo cuando la veo, me va a hacer chillar si me la mete mijito.

Ah, pero Doña Chela si ya se la metí.

Si mijo pero estábamos acostados, y así de pie nunca me la has metido. Bueno mijo nadie me la ah metido así de pie..

Y recargándose completamente en el quicio de la ventana, abrió sus piernas completamente, y tomando sus labios vaginales con sus dedos… me dijo.

Pero bueno mijo, intenta metermela despacito si?

Y así diciendo, como resistiéndose a ser cogida, abrió sus piernas completamente y tomando eso como invitación me acerque poniéndome entre sus piernas

Ella se abrazo a mi cuello y yo con mi verga en la mano, buscaba su entrada.

La cual encontré inmediatamente, por que Doña Chela se acomodo para recibirla.

La cabeza de mi verga encontró la entrada de la cueva de Doña Chela.

Haaaay..mijo si ahí, si mijito ahí es, metemela mijo, meteme la verga mijo despacito, así, mijo así, metemela mas, aaaaa, hasta ahí mijo, mas mijo.

Diciendo eso ella yo me empuje sobre ella y se la deje ir completa hasta el fondo.

Hayyyyy mijo, ya me ensartaste toda de nuevo, que rica verga mijito ándele cojase a Doña Chela, ándele mijo, eso quería verdad?, eso quiso siempre verdad mijito?, cojerme verdad mijito?, dígame mijo, dígame que quería cojerme.

Con mi voz entrecortada, le respondía

Si Doña Chela, si, eso quise siempre, cojermela, desde que me acuerdo me la quería coger.

Siguiendo con mis movimientos de cintura, dejando que mi verga entrara y saliera de Doña Chela, ahí la tenia, contra la pared, casi sentada en el quicio de una ventana, abierta completamente, con sus chiches colgando hasta su cintura, sus gorditos moviéndose entre nosotros, sus piernas increíblemente abiertas y a mis lados, y yo en medio de ella sudando como loco, cogiendome a mi vecina madura, cogiendomela en el patio de su casa, con toda su familia ahí.

Doña Chela me abrazo como desesperada, y comenzó a morderme el cuello, y apretando sus piernas, como yo había sentido antes y comenzó a venirse.

Me voy a venir mijo, me vengo , me veeeengo mijitoo, aaaaaaghhhhhhhh…

Sentí de nuevo ese chubasco que acompaña los orgasmos de Doña Chela, chubascos intensos al principio y tenues al final, acompañados de contracciones vaginales, nunca eh tenido otra mujer que tenga orgasmos de esa manera, son como baños deliciosos, ricos intensos. Mi verga era bañada en un liquido pegajoso y caliente.

Me corro mijooo, me corro en tu verga mijito.

Sentía claramente como ese liquido pegajoso y caliente escurría por mis testículos y bajaba por mis piernas, el olor a sexo era intenso, delicioso..

Yo seguía metiendo y sacando mi verga de dentro de Doña Chela escuchando el chasquido que hacia mi verga al entrar y salir de ella.

Oiga mijo, ya échame moquitos mijo, ándele, no ve que ya nos tardamos mucho.

Yo seguir empujando, tratando de terminar, mi dificultad para terminar pronto era debido a el riesgo que corríamos ya que yo podía ver a lo lejos, a los hijos de Doña Chela trajinando por el patio central de la casa, ellos no podían vernos a nosotros por que estábamos a oscuras, pero esa sensación era excitante y hacia que se me retrasara la eyaculación

De pronto escuchamos unos gritos, yo alcance a mirar y vi a Don Miguel parado en la entrada del patio de atrás.

Chela, Chela!

Gritaba Don Miguel..

Trate de salirme de Doña Chela y ella abrazándome lo evito y sin girar la cabeza pego un grito diciendo acá estoy Miguel buscando esos papeles de Pablin. Ya casi los encuentra todos

Yo estaba petrificado, y sentí que mi verga se desinflo, aun sin salirse de la vagina de Doña Chela, ella apretó las piernas y dijo. No haga ruido mijo, usted sígame cogiendo, que Miguel no entra hasta acá, es un huevon y no camina mas de lo necesario.

Aun así no podía seguir, mi verga había disminuido su tamaño, cuando escuche de nuevo a Don Miguel gritando.

Chela, que se den prisa, mando mi comadre a busca a este muchacho.

Si si Miguel ya va, ya va, nomás deja que termine de juntar sus papeles.

Don Miguel giro sobre sus talones y se alejo metiendose con paso de borracho por el patio interior de su casa.

Yo me quede silencio sin moverme sin atinar a moverme sintiendo solamente que mi verga estaba flácida, entre las carnes de Doña Chela.

Hay mijito, mire nomás lo que causo este Miguel con sus gritos, que su verguita se cayera a ver mijo, usted no se va sin echar moquito, sino se me va a enfermar.

Y diciendo esto, me tomo de la verga y comenzó a jalármela

No te lastimo mijo?

No doña chela, pero es que no se me quiere parar de nuevo.

No se apure mijo, que yo le saco los moquitos. A ver déjeme ver.

Y diciendo esto, se hinco frente a mi, así encuerada y tomando mi verga con la mano..comenzó a menearla despacio y con la otra mano tomando mis testículos los comenzó a masajear despacio.

Mira mijo como te crece de nuevo la verga, mmmm, mijito, no puedo creer que todo esto me lo estés metiendo a mi. Oiga mijito y me la metes toda cuando me coges?

Si Doña Chela se la meto toda.

Ah, que rico mijo, con razón siento tan rico cuando me cojes.

A estas alturas Doña Chela ya aceptaba que me la estaba cogiendo y no fingía mas que no me la cogía, así hincada frente a mi, seguía masajeando despacio, hasta que logro que mi verga creciera completamente.

Yo ya había visto en las películas las mamadas que daban las chicas, pero nunca se me había ocurrido a mi que Doña Chela me la mamara, pero en ese momento que la vi así, mirando mi verga como hipnotizada, tome mi verga y comencé a jalármela yo mismo, Doña Chela me la soltó pero continuaba masajeando mis huevos, la tenia bien cerca, así que con mi mano libre, la tome de la cabeza y la acerque mas, y pasándole mi verga así como sin querer, como si fuera un crayón, dibujándole la cara.

Hay mijo que suavecita esta tu verga.

Y movía su cabeza siguiendo a mi verga. Así que animado se la comencé a pasar por los labios, al principio como que se hizo a un lado al sentir mi verga cerca de sus labios, pero como no intente metersela por la boca, no se negó a que le tocara los labios con la verga, yo estaba de nuevo completamente excitado y ella también, la estaba mirando, así que haciendo un poco de presión intente metersela entre los labios.

Doña Chela, dele un beso a mi verga.

Un beso mijo?, si mijo lo que tu quieras.

Así que le dio un beso en la puntita. Y quitándome la mano de la verga, la tomo ella.

Mijo..ya hecha moquitos por favor, no ves que se van a impacientar en la casa.

Y así con mi verga en la mano, comenzó a meneármela, y seguía dándole besitos.

Que rico te huele tu pito mijo.

Y seguía besándolo.

Oiga mijito y si le doy una mamadita a tu verga?, no creas que se hacerlo mijo, pero mi comadre Beka dice que es muy bueno y tu pito huele bien rico.

Yo no podía creer lo que estaba escuchando y solo atine a decir.

Si doña chela, mameme la verga ya!

Y sin decir mas comenzó a lamerla por los lados y la cabecita. Al principio como que tuvo rechazo en su estomago, pero luego le comenzó a gustar, por que la lamía con mas ganas. La lamía ahora con desesperación y abriendo la boca se la metió un poco y comenzó a chuparla, sentía sus dientes casi haciéndome daño, pero ella se dio cuenta y siguió haciéndolo con mas cuidado, mamando mas suavemente.

Hasta que se dedico completamente a mamarla, era delicioso ver a esa mujer madura ahí hincada frente a mi, con mi verga metida en su boca, veía claramente la forma que tomaba su boca con mi verga adentro, y como ella movía su cabeza para mamar con mas fuerza..claro que en ese momento yo no sabia lo que era una mamada, y pensé que esa era la mejor mamada del mundo, (después cuando Doña Chela aprendió, ella me ah dado las mejores mamadas de verga que eh tenido)

De pronto escuchamos unos gritos y unos pasos a la carrera. Se detuvieron a unos metros de nosotros tras el muro.

Mamá, mamaaaa! - Gritaba el mayor de los hijos.

Doña Chela se saco la verga de la boca.

Que paso Huguito que quieres?

Mamá, Alesita (la hija mayor) no quiere dejarme ver la tele, y ya tengo hambre

Si Hugito, si ya vete para allá ahora voy y dile a tu hermana que ya voy que te deje ver lo que quieras, ya vete ándale, déjame terminar.

Te ayudo a buscar mamá? - Le grito Huguito.

No mijo ya encontré lo que buscaba mijo, ya váyase no sea jodón.

Diciendo esto, levanto la cabeza a mirarme y me dijo:

Hay mijo por que no me dejan cojer a gusto a mi eh? Ándele mijito ya deme sus moquitos ándele.

Y diciendo eso, recomenzó a mamarme la verga de nuevo, yo estaba a punto de venirme.

Y ella lo supo por que yo me eché para adelante apretándole la cabeza con mis manos.

Si mijito así, écheme sus moquitos. Quiero sus moquitos mijo ya échelos

Yo no podía contestar nada estaba sin poder pensar.

Cuando sentí que mi verga explotaba en una venida como no había tenido otra, vi como mi semen saltaba de la punta de mi verga directo a la cara de Doña Chela, a su cuello , a sus chiches.

Ella seguía con su mano jalándome la verga, hasta que termino de sacar todo de mi. Soltó mi verga, y quitándose con la mano el semen de su cara, se lo embarro en sus chiches. Y mientras hacia esto me decía, como si estuviéramos platicando.

Mire mijo dice mi comadre Beka que el moquito de los hombres sirve para que la piel no se arrugue, a ver si es cierto. Y se rió.

Yo me comencé a subir los pantalones, y le ayude a ponerse de pie.

Donde dejo mi chichero mijo?

Se lo di en la mano y se lo acomodo con agilidad, se abotono el vestido y ayudándome a cerrarme la camisa me dio un beso .

Hay mijito ahora si ya váyase que lo andan buscando, y otro día que venga ya veremos que inventamos para que se quede a dormir eh.

Y caminando enfrente de mi salimos rumbo a la casa, y pasando por donde esta la pila del agua.

Se levanto el vestido y abriendo las piernas frente a mi, tomo agua de la pila y se lavo rápidamente la panochita. Saco unos calzones de la bolsa del vestido y ahí frente a mi, se los puso rápidamente y sonriendo me dijo.

Ahora si mijo, ya váyase y no vuelva a ser imprudente eh, mire que venir a cogerme casi frente a todos.

Y sonriéndome se acerco y me dio un apretón en la mano y se metió a su casa.

Yo salí casi corriendo, atravesando el patio central rumbo a mi casa.

Feliz de haber tenido mi primer mamada con Doña Chela.

Antes de salir, escuche un grito de Don Miguel que decía.

Oye muchacho pendejo, y tenga cuidado con andar perdiendo sus papeles.

Sin decir nada, salí, cerré la puerta y me fui a casa.

Hasta ahí, Doña Chela seguía siendo la primera para todo en mi vida…
Story URL: https://es.xhamster.com/stories/do-a-chela-3-bbwmx-724845
Comentarios 3
Por favor o regístrate para publicar comentarios
muy buenos estos relatos de doña chela, para cuando contenido de ella bro, si tienes, aun asi vuela la imaginacion con estos relatos
12 días atrás
Responder
muy buenos relatos, siempre he tenido antojo de una mujer asi
20 días atrás
Responder
Excelentes los 3 relatos de doña chela hermano, subelus mas seguido son lo mejor
21 días atrás
Responder